Gustavo Battaglia.com

Home / Prensa

Prensa

_mg_7916

Gustavo Battaglia es uno de los músicos más activos dentro del ámbito tanguero europeo. Lleva más de una docena de años aquí (Barcelona), en los que ha desarrollado una interesante reputación de “capo total de la viola”. Fama muy bien ganada, por cierto, que le permite ser director musical de numerosos espectáculos de gran calidad que reúnen a los mejores intérpretes de la música ciudadana en estas tierras.

Revista ARG-EXPRESS

Decir que Gustavo Battaglia es solo un acompañante es poco, ya que de sus seis cuerdas hizo brotar filigranas para suplir la falta de bandoneones y demás. El músico llenó cada recodo con punteados y armonías que nunca parecían repetirse.

Diari de Sabadell

Sandra Rehder y Gustavo Battaglia parecen haber descubierto una fórmula alquímica para equilibrar los niveles de dopamina y serotonina del cerebro. Si no le queda claro lo que digo, vaya a ver su espectáculo y déjese atravesar por el tango.

Alejandro Crimi

Sandra Rehder i Gustavo Battaglia fa deu anys que treballant junts, compartint apassionadament el seu entusiasme pel tango. El seu mimetisme interpretatiu els ha catapultat com a parella-referència dins del gènere, on destaquen per la seva intensitat i profunditat expositiva.
El duet Rehder & Battaglia no ha perdut la frescor de la improvisació amb els anys i segueix conservant-des l’ofici i l’experiència el profund llenguatge del tango argentí.

Quim Cabeza

Nadie ha influido el tango moderno como lo hizo Astor Piazzolla. El Trío Argentino de Tango nos hizo recordar al viejo maestro. Cumplieron bien la honorable misión… entre melodías extremadamente ágiles y sensibles y duros cortes rítmicos: música de cámara concentrada con solos jazzísticos sutilmente entremezclados. Así puede seguir vivo el tango.

Badische Zeitung

Hay poesía en el tango que nos canta Sandra Rehder, como la hay en su mirada, en su voz vitalista, en la emoción que va derramando en cada canto. Hay gusto en la elección de su repertorio y verdad en su cadencia milonguera, vida recorrida y hondura, aperos valiosísimos para sentir el tango y expresarlo, para traspasar la piel del que escucha y llegar al alma, refugio último de la emoción personal, Rehder la alcanza.
Algo mágico sucede en escena cuando Sandra Rehder canta acompañada por la guitarra intensa de Gustavo Battaglia, una fusión apasionada entre ambos intérpretes resultado sin duda de su complicidad escénica.
Gustavo Battaglia tiene un toque genuinamente tanguero en porte y distinción, masculino y regio, guitarra y músico son un solo instrumento a ojos del espectador: maderas-cuerdas-manos-sensibilidad, ¿dónde empieza lo uno y acaba lo demás?, imposible saberlo, sentido y sutil luz intensa, vida y negras sombras entre sus notas, Battaglia es puro tango.

Carles Gracia Escarp

Tal vez la lluvia que acompañó la noche del pasado sábado a la hora del concierto de Sandra Rehder fuera el cortinaje apropiado para unas canciones en las que, al lado del dolor y el coraje, habitó la melancolía. La intérprete argentina, radicada en Barcelona, dio una lección magistral de todos esos sentimientos, sostenida por una voz singular, capaz de navegar por ondulaciones que oscilaron entre la gravedad y la ternura, alentadas desde una energía vital que la cantante propagó a cada sílaba, a cada susurro, a cada quebranto, a cada desgarro.
Tango clásico que sonó como nuevo, precedido en una primera intervención por los excelentes músicos que la secundaron, y el guitarrista Gustavo Battaglia, quien viaja a su vera hace años y que posee el don insólito de transformar la brillantez en discreción, poniendo en sordina las cuerdas de los agudos y escalando trastes con precisión vertiginosa.
Tango en estado puro, que mira la fugacidad de la vida, las heridas que dibujan nuestra silueta. Tango eterno.

Alberto Piquero